Diseño en tiempos de Covid

Marzo 2021 | Actualidad

Sostenibilidad, diseño, tecnología, artesanía, economía, personas, comunicación, flexibilidad, cambio, incertidumbre..., son algunos de los términos más escuchados este último año. Doce meses de profundas transformaciones ecológicas, demográficas y sociales, que han acelerado la llegada de una realidad llena de retos, con dificultades pero también oportunidades. Una casilla en blanco para rediseñar el mundo desde un enfoque multidisciplinar que permite reinventar nuevas formas de vida, trabajo y relación.

La situación pandémica ha demostrado la capacidad del diseño para resolver nuevos problemas, no sólo como nexo de unión entre la sociedad y su entorno, sino también como factor de cambio en una industria que combina oficios tradicionales con una tecnología cada vez más ecológica y sostenible. Instrumento fundamental de la reconstrucción del sistema económico actual, el diseño debe dejar de ser diferenciador, singular y exclusivo para integrarse en la vida de las personas a través de objetos de fácil acceso y funcionales, que aporten valor y bienestar. Soluciones honestas y atemporales, que, combinando creatividad, tecnología e ingeniería, ponen a los usuarios en el centro.

Combinando distintas disciplinas, esta nueva forma de rediseñar el mundo apuesta por actuar localmente para resolver problemas globales, desde un ideal ético y sostenible que combina estética y funcionalidad. Si hace años el gran desafío fue el mundo digital, ahora lo son la ecología y la economía circular, tanto desde el proceso de diseño y producción, como a nivel de usuario. Despertar una conciencia ecológica en el consumidor, a través de diseños que al final de su vida útil puedan descomponerse y volver a introducirse en el sistema, es responsabilidad de las empresas y profesionales del sector.

Nuevos modelos de trabajo, más colaborativos, creativos y respetuosos con el medioambiente, cambios en los métodos de producción y formas de movilidad más sostenibles protagonizan la 'nueva normalidad'. Una realidad a la que los hogares contemporáneos han tenido que adaptarse, como espacios multifuncionales que además funcionan como oficinas, escuelas o espacios de juego, relación y entretenimiento. Las soluciones improvisadas, con mesas de comedor que se transforman en escritorios compartidos donde trabajar y estudiar, o salones convertidos en gimnasios, han destacado el papel del diseño como una herramienta fundamental para aportar soluciones innovadoras.

Desde la pequeña escala del hogar, a otra mucho mayor, de la ciudad, la Covid ha supuesto un cambio de paradigma en los modelos hasta ahora aceptados por todos. Una nueva forma de relación entre lo público, lo semipúblico, lo semiprivado y lo privado, que a escala urbana se traduce en nuevas y más saludables formas de movilidad y uso del espacio libre. Integrar la sociedad en el proceso de diseño y poner a las personas en el centro del proyecto es fundamental si se quieren construir ciudades sostenibles, con espacios flexibles y reversibles que multipliquen las superficies destinadas al ciudadano, potencien la conexión y mejoren su calidad de vida.

Protagonista de la creación de estructuras flexibles que den solución a corto y largo plazo a retos transversales como el clima, el avance tecnológico o el bienestar social, el diseño es una herramienta clave para poder avanzar hacia nuevos escenarios de futuro, que mejoren la vida de las personas y estimulen el crecimiento económico. Además de producir objetos, transmitir mensajes, y aportar valor y bienestar, el diseño ocupa ya un papel muy importante dentro de los procesos y organigramas de las empresas, donde cultura y estrategia van de la mano. Palanca de innovación y crecimiento, se trata de potenciar el carácter transformador del diseño en la sociedad y la industria, como una estrategia de unión entre tecnología, economía y creatividad. Elevar la cultura del diseño y hacer de él un sello diferenciador, que aporte valor pero que también genere rentabilidad, es ya el reto de muchas empresas.

Sobre todo ello reflexiona un año más el Madrid Design Festival, en una edición atípica que tiene como ciudad invitada a Valencia. La que será Capital Mundial del Diseño en 2022 participa con 'Valencia Pavilion. The Future is Design', una muestra organizada en torno a cinco áreas diferenciadas que transitan por la economía circular, la industria y artesanía contemporánea, el diseño y el arte, la tecnología y la economía transformadora. Actiu forma parte de ella con Karbon, la silla ultraligera fabricada a partir de fibra de carbono y diseñada por ITEM DesignWorks que innova e investiga sobre nuevos materiales, formas y procesos que garantizan el respeto del medioambiente y la creación espacios que cuidan de quienes los utilizan.

La ciencia de los materiales emerge así como una ‘nueva tecnología’ que desencadena una nueva dimensión estética y funcional, donde la obsesión por la forma deja paso a aspectos más sensoriales y táctiles que, como la gravedad o la materialidad, apelan directamente a la imaginación y las emociones. La innovación, la ingeniería, los procesos y los materiales son fundamentales si se quiere avanzar hacia una economía circular y un ecodiseño sostenible con el planeta y la sociedad.

¿Más información?

Recibe en tu email toda la actualidad, eventos, novedades, ofertas, concursos, premios, diseñadores,...

Mientras tanto en Actiu.com...

Contactar

Por favor seleccione una categoría para su solicitud

¿En qué podemos ayudarte?
Home Actualidad Diseño en tiempos de Covid