'Km 0': Actuar en local, pensar en global

Julio 2021 | Actualidad

El término 'Km 0', ideado por la Slow Food como una apuesta por el consumo de ingredientes locales frente a las cadenas de comida rápida que desde hace años proliferan por todo el mundo, ha dejado de considerarse exclusivo de la gastronomía. Los procesos de diseño y fabricación de sectores como la moda, el diseño o la arquitectura son un claro ejemplo de la cada vez mayor presencia de iniciativas más sostenibles, saludables, económicas, productivas, socialmente accesibles y fuertemente ligadas a la identidad local.

Foia de Castalla

Sostenibilidad, eficiencia energética, una reducida huella de carbono, reutilización de residuos, optimización máxima de procesos, agilidad productiva y una gran flexibilidad son algunos de los principios de esta filosofía del 'Km 0'. Una apuesta por el territorio y los proveedores de cercanía, ahora incrementada por la situación -tanto económica como social- generada por la Covid-19, y que defiende una actuación local ideada desde un planteamiento global.

Lograr un equilibrio entre un mundo altamente conectado y globalizado, y la biodiversidad que ofrecen las distintas identidades y culturas locales es fundamental, tanto para el equilibrio del planeta como para el bienestar de quienes lo habitan. Si hace años la globalización irrumpía con fuerza en el tejido empresarial mundial, ahora lo hace el sentimiento de pertenencia y colaboración. Una `localización' que camina de la mano de la globalización y convierte a las empresas en embajadoras de lujo de su territorio en el resto del mundo.

Transformar el territorio en un aliado y una oportunidad para desarrollar una política de responsabilidad social corporativa respetuosa y comprometida es ya prioridad de muchas empresas y determina su relación con el lugar. Lugares que dejan de ser meros emplazamientos, más o menos productivos, y aumentan su valor, cultural y económico, adquiriendo una identidad de marca muchas veces unida a la de la compañía.

Sobre cómo el diseño puede ser un valor diferencial e innovador, no sólo para la empresa, sino también para el territorio, sabe mucho Actiu, que desde sus inicios, hace más de 50 años, ha confiado su producción a colaboradores locales o regionales, manteniendo así el control de todos los procesos y aplicando a las nuevas tecnologías un amplio conocimiento en tradición industrial. Una apuesta por el territorio que le ha llevado a construir su Parque Tecnológico Actiu en Castalla, la localidad alicantina que vio nacer a la marca en 1968 y a su fundador, Vicente Berbegal.

Trabajar con partners locales, utilizar materiales reciclados de origen y procedentes de producciones sostenibles, reprocesar las mermas productivas para lograr 0% desperdicio y residuos, generar energía limpia, optimizar los procesos, reutilizar aguas pluviales o adelantarse a las futuras legislaciones son algunos de los principios fundamentales de Actiu. Además de una continua actuación desde lo local con un enfoque global, que demuestra cómo es posible mantener el equilibrio entre la sostenibilidad, el territorio y la internalización.

Este apoyo al territorio y los proveedores de cercanía permite generar una red local de confianza en un entorno conocido popularmente por su tradición industrial, como el Valle del juguete, cuyo amplio conocimiento en procesos y materias lo convierten hoy en un enclave colaborativo multisectorial a la vanguardia de la innovación. 

Una apuesta por lo local y una filosofía ética y responsable, que son factores clave para los consumidores a la hora de decantarse o no por una empresa.

¿Más información?

Recibe en tu email toda la actualidad, eventos, novedades, ofertas, concursos, premios, diseñadores,...

Mientras tanto en Actiu.com...

Contactar

Por favor seleccione una categoría para su solicitud

¿En qué podemos ayudarte?
Home Actualidad 'Km 0': Actuar en local, pensar en global