Volver a las aulas de forma segura

Agosto 2020 | Actualidad

Ha pasado casi medio año desde que se cerraran todos los centros educativos en España y alumnos y profesores se vieran obligados por la COVID-19 a seguir y finalizar el curso escolar desde sus casas. Septiembre se plantea como el mes clave para la puesta en marcha de una serie de medidas necesarias para que la enseñanza se retome de nuevo con alumnos y profesores juntos en las aulas. Para que esto sea posible es fundamental garantizar la seguridad en todos los centros de enseñanza.

Son distintas las voces que en este tiempo han señalado las consecuencias negativas para los estudiantes de mantener las escuelas cerradas, como son la falta de socialización (fundamental en la franja de edad escolar) y el retraso educativo. Por eso, la comunidad educativa precisa las mejores condiciones de las aulas para favorecer la presencialidad.

Para ello es necesario diseñar nuevos planteamientos, reorganizar las aulas, así como las zonas comunes y de tránsito como, por ejemplo, la biblioteca, el gimnasio, el laboratorio, el patio o el comedor escolar para encontrar el delicado equilibrio entre la protección de la salud y el acceso a la educación y el conocimiento. La prevención y la seguridad sanitaria de alumnos, profesores y personal es la máxima prioridad.

A la necesidad de que los nuevos entornos reúnan, entre sus principales características, aspectos como la flexibilidad del mobiliario, tecnología y conectividad, intercambio de conocimiento, o autonomía entre sus usuarios, se suman ahora, además, tres nuevos conceptos que se plantean ya como indispensables en esta nueva realidad: densidad, distancia e higiene.

La mayoría de los centros educativos han hecho o están haciendo un esfuerzo para organizar protocolos de asistencia, ya sea por días alternos, horarios partidos de mañana y tarde u otras opciones, así como reglas para el uso del espacio. Tener previstos diversos escenarios, respetar los grupos burbuja, el uso de la mascarilla, la desinfección, ventilación, limpieza son también aspectos esenciales.

En este sentido, Actiu propone, a través de una guía elaborada con el asesoramiento de distintos centros referentes en promover y desarrollar un nuevo modelo educativo, entornos seguros que garanticen el aprendizaje: aulas flexibles y colaborativas, con producto muy polivalente que permite mantener las distancias de separación, reconfigurable, con superficies antibacterianas, fáciles de limpiar y ergonómico, facilitador de las nuevas metodologías de aprendizaje y las TIC.

DESCARGAR GUÍA: CÓMO ADECUAR LOS ESPACIOS EDUCATIVOS A LA NUEVA NORMALIDAD

Ahora más que nunca es cuando conviene pensar y replantearse cuáles y cómo van a ser los espacios educativos del presente y futuro, cómo van a interactuar los alumnos y profesores en estos espacios.

 

La tecnología se presenta en este momento como un gran aliado y facilitador de los procesos de formación presencial y a distancia. Sin embargo, no hay que perder de vista la inclusión de las personas más vulnerables, tanto en recursos, niveles o capacidades, y garantizar un correcto acceso a la enseñanza, con todas las facilidades para que puedan continuar con su desarrollo. De igual modo en el proceso de aprendizaje los alumnos avanzan hacia nuevas formas de comunicarse y modelos de trabajo más colaborativos y participativos.

A este respecto ESNE, Escuela Universitaria de Diseño, Innovación y Tecnología, cuenta con el Aula Smart, concebida y diseñada colaborativamente por los alumnos de todos los cursos de su Grado en Diseño de Interiores. Este proyecto nació de una propuesta para que los estudiantes conceptualizaran su aula de trabajo ideal en cuanto a iluminación, materiales, disposición y mobiliario, para la que han contado con el apoyo de Actiu, aunando talento, diseño e industria.

El espacio resultante es ágil y versátil, capaz de acoger clases teóricas y, también, sesiones de trabajo en equipo. Pensado inicialmente para acoger a 40 estudiantes, la versatilidad del mobiliario y la amplitud de las mesas ha permitido reconfigurar el espacio para acoger a 20 alumnos de manera presencial, cumpliendo con todos los requisitos de seguridad y distancia social. Además, para facilitar su mantenimiento y almacenaje, las mesas son apilables y su estructura está diseñada para que varios alumnos puedan trabajar sin interferencias ni molestias, así como cuentan con ruedas para facilitar la movilidad en todo momento y su adaptación a las necesidades del aula.

El aula dispone también de una pizarra interactiva de gran tamaño y un sistema de vídeo avanzado que permite a los alumnos seguir la clase desde casa en las mismas condiciones que desde el aula.

La realidad es que también hay que preparar los medios tecnológicos que garanticen una educación a distancia de calidad, llegado el momento, así como incorporar mobiliario y equipamiento para poder seguir las clases en remoto en condiciones adecuadas.

Mientras tanto en Actiu.com...

Contactar

Por favor seleccione una categoría para su solicitud

¿En qué podemos ayudarte?
Home Actualidad Volver a las aulas de forma segura