Fundación Biodiversidad

España

Una distribución abierta, funcional y lúdica, con espacios flexibles y dinámicos que potencian el trabajo en equipo y la colaboración, son las características que identifican la nueva sede de la Fundación Biodiversidad en Madrid, en el que hasta hace poco era un antiguo taller mecánico de la calle Peñuelas. Encargada del proyecto, la consultora inmobiliaria Savills Aguirre Newman tuvo claro desde un primer momento que el nuevo espacio debía ser un fiel reflejo de su 'inquilina', una organización cercana, dinámica e implicada en la protección y conservación del patrimonio cultural y la biodiversidad, con las personas, la flexibilidad, la colaboración, la integración y la energía creativa como pilares fundamentales de su trabajo.

Tras el estudio realizado en la antigua sede de la Fundación, situada en la calle José Abascal de Madrid, el equipo de Savills Aguirre Newman fue consciente de la importancia de ampliar el número de salas de reunión en las nuevas oficinas, ya que el carácter dinámico y creativo del trabajo hacía que muchos de los despachos y puestos tradicionales fueran normalmente utilizados como zonas de trabajo en grupo. De esta forma, y para dar respuesta a las necesidades de sus trabajadores, se diseña el nuevo espacio como “un lugar para todos”, ordenado en distintos tipos de entornos:

  • Single, para trabajo individual que requiera concentración.
  • Connection, para tareas en equipo basadas en la comunicación y la interacción.
  • Sharing, para trabajo multidisciplinar y trasmisión de conocimiento.
  • All Together, como una puerta de conexión con el exterior, donde se encuentran empleados y colaboradores. 

La certificación LEED, los requerimientos de ergonomía y las soluciones de electrificación han sido prioritarios a la hora de proyectar el nuevo espacio.

Distribuido en dos plantas, en él se combina mobiliario operativo, de fabricantes especializados en entornos de trabajo, con otro sostenible y recuperado, de proveedores Emprendeverde, y muebles reutilizados de la antigua sede. Además, y con el objetivo de lograr el LEED, propiedad y arquitectos apostaron por Actiu, al considerar que podía aportar conocimiento y experiencia tras la consecución de este certificado en su máxima categoría por su Parque Empresarial de Castalla.

Junto a la consultora responsable del diseño del espacio, los recursos, las instalaciones y la iluminación, Actiu ha llevado a cabo un proceso dinámico de análisis y asesoramiento de las necesidades desde la experiencia del usuario, aportando soluciones innovadoras y sostenibles al proyecto, a través del mueble y su interacción con las personas,  bajo el denominado Cool Working.

Tras atravesar la puerta de entrada, una pequeña recepción de madera da la bienvenida al visitante. A lo largo del gran muro medianero de ladrillo visto que atraviesa el local se ha dibujado una calle interior, con un pavimento de adoquines de estética urbana y un banco sinuoso de madera.

Cubriendo el muro y la calle, e inspirado en las estructuras geométricas de la naturaleza, un desarrollo orgánico de elementos triangulares de cartón reciclado reproduce un manto vegetal. En distintos tonos de verde y tamaños, algunos de ellos incorporan una iluminación LED trasera que genera interesantes efectos visuales sobre el ladrillo. Se logra así que la naturaleza zonifique, ilumine y dote de un fuerte carácter personal a un espacio del que es protagonista.

La filosofía de la Fundación Biodiversidad demandaba un puesto de trabajo muy colaborativo, con una configuración que se saliera del clásico bench y además pudiera integrar áreas ajardinadas y puestos diferenciados. Para dar respuesta a todo ello, la gran zona diáfana a doble altura de la planta baja se llena de mesas Twist Gen, un programa orgánico y flexible que, entre árboles y pequeñas plantas, permite la conexión entre mesas y fomenta la interacción. La naturaleza inunda todo el espacio, a través de un pavimento de madera que aporta calidez y los tonos verdes, azules y dorados de las tapicerías.

En la misma planta baja, y abiertos al gran espacio diáfano a través de planos acristalados de suelo a techo, se sitúan los despachos y las salas de proyecto, reunión y expedientes. En ellos, sillas reutilizadas de la antigua sede conviven con otras nuevas como Stay, una silla de oficina ergonómica y sostenible, que permite multitud de configuraciones y coloniza también las zonas de trabajo abiertas de la planta baja y la entreplanta. Para las salas de reunión se ha optado por la mesa Prisma, un diseño limpio y minimalista que aporta la máxima versatilidad.

El programa Twist, esta vez en composiciones bench con cuatro puestos de trabajo, y acompañado de nuevo por la silla Stay, vuelve a protagonizar la entreplanta, que distribuida en pasillos abiertos y volcada a la planta baja apuesta por un ambiente colaborativo y distendido

En el centro del espacio, el programa modular de paneles fonoabsorbentes Link alberga pequeños refugios semiabiertos, que permiten al trabajador disfrutar de una mayor privacidad y concentración en caso de que así lo necesite.

La nueva sede refleja a la perfección la naturaleza creativa de la Fundación Biodiversidad, una organización flexible, dinámica, comprometida y colaborativa, que demandaba un espacio con las mismas características para alojar a sus trabajadores. Un entorno de colaboración, donde hablar, compartir y trabajar en equipo, que con un gran poder de comunicación de sus valores al usuario y visitante, facilita el trabajo y apuesta por el confort y la salud de las personas.

PROGRAMAS UTILIZADOS

Te enumeramos uno por uno los diferentes productos empleados para dar vida a este proyecto.

Stay

muy versátil

By Marcelo Alegre

Prisma

elegancia y minimalismo

By Sylvain Carlet & Isern Serra

Link

un sinfín de posibilidades

By Javier Cuñado

Twist

oficina contemporánea

By Enrico Frigerio

¿MÁS INFORMACIÓN?

¿Quieres saber más del proyecto? Te lo contamos.

Mientras tanto en Actiu.com...

Home Proyectos Oficinas Fundación Biodiversidad