Cómo diseñar y mantener un espacio de trabajo saludable

Cómo diseñar y mantener un espacio de trabajo saludable

Abril 2020 | Actualidad

La situación actual ha puesto de manifiesto la cada vez mayor necesidad de diseñar espacios versátiles y polivalentes, que garanticen la salud y el bienestar de quienes los ocupan, y donde vivir, trabajar y disfrutar de momentos de ocio sea posible. Al igual que la estética y el confort asociados a entornos más domésticos ha inundado los espacios corporativos y de trabajo, ahora son las viviendas las que, con su recién estrenado papel de home offices, deben adoptar nuevas funcionalidades y fomentar condiciones de ergonomía, seguridad e higiene. Humanizados y digitales, los nuevos entornos de trabajo deben, independientemente del lugar donde se desarrollen, combinar diseño, funcionalidad y, sobre todo, salubridad.

Nuevos modelos de trabajo implican necesariamente nuevos espacios de trabajo. Lugares a priori distintos, según se encuentren en las propias oficinas de una empresa, un espacio compartido o el entorno doméstico, pero con un protagonista común: las personas. Los objetivos, las cifras y la productividad siguen importando, pero el factor humano es ahora la prioridad principal.

Flexibilidad, ergonomía y tecnología son los términos que mejor definen estos nuevos espacios, tanto colectivos y diseñados para dar respuesta a una gran variedad de usuarios y necesidades, como domésticos y más privados. Una 'ergonomía' que, mucho más que evitar posturas incorrectas, abarca aspectos como la movilidad postural, las posibilidades de personalización y la adaptación a diferentes actividades. Elegir un mobiliario versátil y personalizado, que mejore la relación con el entorno y potencie el bienestar físico y mental del trabajador, es fundamental, sea cual sea el lugar de trabajo.

Siempre que sea posible, el puesto de trabajo debe contar con el suficiente espacio para permitir el acceso y el libre movimiento en torno a él. Mesas amplias, de colores suaves, superficies mate para evitar reflejos y una baja transmisión térmica en las zonas de contacto; sillas ajustables, con asiento y respaldo de materiales transpirables y reposapiés regulables son los requisitos mínimos para garantizar el confort del usuario. Es también importante que el trabajador pueda interrumpir el tiempo sentado y levantarse, así como retirar los ojos del monitor para descansar la vista. Y es que, y sea cual sea e entorno, el puesto de trabajo debe de adaptarse a las personas y no al contrario.

Contar con un adecuado equipamiento y mobiliario es necesario pero no suficiente. Ahora más que nunca, la correcta conservación y limpieza de las superficies y materiales de cualquier entorno de trabajo resulta clave para preservar la salubridad y aumentar la vida útil de cualquier producto. Cuáles son los productos y métodos de limpieza adecuados a cada material, o con qué frecuencia deben desinfectarse las superficies y ventilarse los espacios, son algunos de los conceptos clave para asegurar la salud de los trabajadores. Para lograrlo, y además de tener en cuenta las indicaciones del fabricante, es necesario que empresas y trabajadores incorporen a su día a día hábitos como la limpieza y desinfección de mesas, sillas, escritorios y estanterías, así como los objetos apoyados sobre ellos. Organizar, clasificar y reciclar documentos es otra de las medidas que ayudan a evitar focos de suciedad e infección. 

Otros aspectos a priori intangibles, como la ventilación, la orientación, la iluminación o el bienestar térmico y acústico, son también fundamentales para lograr entornos de trabajo saludables. Mobiliario con tecnología incorporada, materiales fonoabsorbentes que mitigan el ruido procedente de conversaciones o llamadas telefónicas, vistas al exterior, una correcta filtración y ventilación del aire, una buena iluminación o el uso de colores adecuados según la tarea a realizar son algunos de los aspectos que pueden mejorar el bienestar de los trabajadores, además de potenciar su productividad y creatividad. Utilizar telas y acabados antibacterianos, u optar por mobiliario libre de agentes tóxicos como el formaldehído, aumentan también el confort.

La vuelta a la normalidad post Covid19 va a implicar, sin duda, un cambio de paradigma en los modelos y formas de vida y trabajo, que deberán adaptarse a la nueva situación. Restringir el aforo de salas hasta hace poco ocupadas por multitudes, o mantener la distancia de seguridad, serán aspectos clave para garantizar la salud de todos. No se trata de construir nuevos espacios, sino de adaptar los ya existentes a las nuevas necesidades, a través de soluciones flexibles y versátiles, como mamparas de protección autoportantes o paneles separadores, con los que delimitar zonas de trabajo sin deshumanizar el espacio ni aislar a los usuarios. 

¿Más información?

Recibe en tu email toda la actualidad, eventos, novedades, ofertas, concursos, premios, diseñadores,...

Mientras tanto en Actiu.com...

Contactar

Por favor seleccione una categoría para su solicitud

¿En qué podemos ayudarte?
Home Actualidad Cómo diseñar y mantener un espacio de trabajo saludable