Los beneficios de invertir en una oficina saludable

Los beneficios de invertir en una oficina saludable

Marzo 2019 | Actualidad

El 86% de los problemas de productividad de las organizaciones residen en el entorno de trabajo. Cuestiones como el mobiliario, la distribución, la ventilación y la presencia de elementos naturales pueden ser determinantes en el bienestar del empleado, en su creatividad y en su compromiso con la empresa.

Así se desprende de los estudios sobre rendimiento y espacios de trabajo que maneja el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV). El entorno en el que desempeñamos nuestro trabajo, y sus condiciones, son claves. De hecho, incluso la mejora de algo tan simple aparentemente como pueda ser la iluminación puede incrementar la productividad en hasta un 20%, según algunos estudios.

Y si nos referimos a bienestar, es indispensable hablar de ergonomía, de sillas y mesas de trabajo diseñadas para promover una postura correcta y que favorezcan el movimiento natural del cuerpo humano.

“La silla y la mesa de oficina y, sobre todo, la configuración de la silla, de la mesa y del ordenador influye directamente en nuestro confort corporal, un factor que afecta a nuestro bienestar laboral. Y ese bienestar laboral tiene un impacto directo en nuestro rendimiento. La silla debe permitirnos apoyar los pies en el suelo o en un reposapiés y aportarnos apoyo en la espalda. Y, lo que es más importante, debe permitir que nos movamos. Ninguno de nosotros estamos sentados durante horas de manera estática. Es importante levantarse al menos cada hora y oxigenar nuestros músculos y nuestras articulaciones”, explica la directora de Innovación del Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV), Rosa Porcar.

Cada vez es más evidente que el entorno de trabajo influye a la hora de atraer, incorporar y retener el talento. Además, aporta imagen de innovación y contribuye a que los empleados se sientan mejor, sean más creativos y estén más motivados.

En concreto, se estima que, en el coste operativo de unas oficinas, los salarios de los trabajadores representan el 85% mientras que el coste del mobiliario es del 8,5%. Así, con una mejora de las instalaciones que mejore el rendimiento del equipo entre el 2 y el 5% ya consigue cubrir el coste total del espacio.

“Numerosos estudios demuestran que mejorar el espacio de trabajo revierte directamente en la productividad de la empresa. Eso alude a cuestiones como la iluminación, el ambiente térmico y la calidad del aire, pero también la organización de las tareas que pueden mejorar el rendimiento en hasta un 30%. Lo más importante no es ese incremento inmediato sino conseguir que sea sostenible. Lo que exigen los puestos de trabajo actuales es que estemos aprendiendo constantemente a largo plazo. No debe invertirse en ergonomía y salud sólo durante el tiempo en que tardamos en recuperar la inversión.”, comenta Rosa Porcar.

La motivación de los empleados, la confianza y el respeto que la empresa deposita en cada uno de sus miembros y las relaciones entre los compañeros también es determinante en la satisfacción personal de cada uno.

“Las bajas médicas en los entornos laborales se deben a muchos factores: higiene, calidad de aire e iluminación, por ejemplo. Pero, sobre todo, esas bajas responden a trastornos muscoesquelésticos – ojos, cabeza y parte superior de la espalda – ligados a la tensión a la salud mental. La salud mental y física son las dos caras de una misma moneda. Las empresas deben cuidar de su equipo, como seres humanos y no sólo como trabajadores. Ese ambiente repercute en todo lo que hacemos y, precisamente, algo que hacemos durante muchas horas a lo largo del día es trabajar”, agrega Rosa Porcar.

Para favorecer esas relaciones entre cualquier departamento, las tendencias actuales tienden a espacios horizontales menos jerarquizados, más abiertos, que combinen áreas para la concentración y para el trabajo colaborativo, sin olvidar de zonas que fomenten la interacción social y el intercambio de ideas.

De hecho, se estima que más del 80% de las interacciones más valiosas entre compañeros pueden clasificarse como informales, incluyendo las que se realizan frente a la máquina de café. De ahí la importancia de que existan espacios enfocados a ese fin.

En definitiva, un mobiliario y una distribución diseñada pensando en las personas, en sus tareas y en el uso que van a hacer de cada uno de los elementos se traduce, cada vez más, ideas más efectivas y soluciones más creativas. Pequeños o grandes cambios que pueden hacer mucho por el crecimiento y proyección de una empresa. De hecho, se calcula que introducir elementos naturales en un espacio de trabajo hace que sus usuarios se vuelvan un 6% más productivos y un 15% más creativos.

¿Más información?

Recibe en tu email toda la actualidad, eventos, novedades, ofertas, concursos, premios, diseñadores,...

Mientras tanto en Actiu.com...

Contactar

Por favor seleccione una categoría para su solicitud

¿En qué podemos ayudarte?
Home Actualidad Los beneficios de invertir en una oficina saludable